Verifica tus datos antes de que te arruinen

Intro from Jay Allison: En This American Life, se toman en serio los datos, y son rigurosos a la hora de ubicar fuentes para cada hecho que se presenta en una historia. Uno de los verificadores de datos de TAL, Christopher Swetala, ha escrito una guía Transom para esta tarea: cómo protegerse de los errores, cómo llegar al fondo de las conclusiones que presentas, cómo asegurarte de que estás diciendo la verdad. Siempre ha sido importante estar en lo cierto, y este tipo de rigor nos blinda de las acusaciones. Repasa las lecciones y ejemplos de Christopher y luego regresa a tu trabajo y revísalo.

Los hechos

Hace poco, Nancy Updike pasó por mi escritorio mientras estaba volviendo a colocar cartas de fans de This American Life en una pizarra de corcho. “Se vino abajo por completo”, le expliqué.

“Todo se te viene encima”, dijo. “Pizarras de corcho, techos, los hechos.”

Es cierto en cuanto al techo. Estaba verificando los datos de un guión cuando unos paneles que se habían empapado de agua por un aire acondicionado que estaba filtrando se cayeron en mi cabeza. Grité —con fuerza–. Todos corrieron a mi escritorio. Fue bastante vergonzoso. Sin embargo, lo que dijo Nancy sobre los hechos es solo parcialmente cierto. Ella y los otros productores aquí son un grupo exigente, y las historias son muy escudriñadas durante las ediciones, pero a pesar de toda esa revisión, tiendo a seguir siendo escéptico y abordo los guiones como si todo estuviese mal y mi trabajo fuese arreglar todo en lo que ellos se equivocaron. Es una mentalidad, una manera de leer agresivamente. Preserva mi testarudez (y me hace impopular… aunque ¡al menos tengo la razón!), pero la verificación de datos es más que leer con detenimiento transcripciones, buscar estadísticas en Google y ya. Es otra ronda de reporteo. Deshago las historias, escudriño la lógica, examino las suposiciones, y me aseguro de que la historia no use estadísticas o grabaciones fuera de contexto. Hago esto conversando con la mayor cantidad de gente posible —las fuentes de un productor pero también las mías—, y leyendo reportajes y trabajos de investigación o escritos académicos. La idea es detectar errores vergonzosos antes de salir al aire. Sé que no todos los productores de radio pueden tener a alguien como yo para revisar los guiones y hablar con fuentes (¡Puedo ser bien pesado!), pero hay prácticas básicas de la verificación de datos que pueden beneficiar tu reporteo.

Entonces, aquí unos consejos para evitar que los hechos se te caigan en la cabeza.

Cartas de fans de This American Life
Cartas de fans de This American Life

Las naranjas de O.J.

Una vez, Nancy hizo una historia sobre Juiced, un programa de bromas de mal gusto protagonizado por O.J. Simpson. En un episodio, Simpson, vestido como un vagabundo, se paró en una esquina con una bolsa de naranjas diciendo: “¡Compra tus naranjas O.J.! ¡O.J. aquí!” Es una escena bizarra, aunque me hizo carcajear (oye, no me juzguen), pero lo más raro, creo que dice algo sobre la verificación de datos. Me refiero a esto: la historia de Nancy, de cierto modo, es un análisis de Simpson —él es el protagonista— y ella se propone entenderlo de alguna manera. Habló con varias personas que trabajaron en el programa, y le dijeron cosas como que Simpson usualmente llegaba a trabajar borracho y que contaba chistes crueles en el camerino (también me lo contaron a mí, porque era su verificador de datos). Pero a pesar de sus múltiples pedidos, nunca obtuvo una entrevista con él o siquiera una respuesta de su abogado. Eso me puso nervioso (y a Nancy también). A la hora de verificar datos, quieres revisar los hechos con todos los que aparecen en tu historia. Quieres que O.J. te dé sus naranjas. Quieres sus reacciones. Quieres decirles: “Esto es lo que estamos diciendo”. No les vas a leer la grabación. No les vas a leer el guión, pero vas a repasar la historia hecho por hecho, dejándoles saber lo que está siendo reportado. En esta historia, Simpson no era una fuente, era el sujeto de Nancy, y no habló con nosotros, pero a la hora de hacer la verificación de datos, intentas hablar con todos. Esta no es una oportunidad para que alguien edite tu historia o rehaga la entrevista, tienes las grabaciones y sabes lo que dijeron, pero las personas en tu historia tienen la oportunidad de corregir imprecisiones. No quieres que nadie se lleve una sorpresa a la hora de publicar. Y no quieres ninguna sorpresa después de la publicación. Quieres solucionar problemas antes de que la historia llegue a la audiencia.

Esto no siempre funciona como uno quisiera. Empecé a hacer verificación de datos en 2003 y, con los años, un vocero de George W. Bush me dijo que era irresponsable y subsecretario en el Departamento de Comercio una vez me gritó cuando hacía trasbordo en San Francisco. Hay personas que han llorado o que me han amenazado con tomar acciones legales en mi contra. Me han tirado el teléfono. Hay personas que se niegan a regresar mis llamadas. En algunos casos, he contratado a freelancers para ir a buscar a gente, pero otras veces me he apoyado en documentos de corte y grabaciones. Estos casos, sin embargo, son raros. Como dije, empecé a hacer verificación de datos en 2003 y esos son los casos resaltantes. Usualmente la gente agradece que la llame, les da gusto hablar conmigo y me agradece. Todas estas cosas son buenas antes de la transmisión. 

Ira, Nancy y yo intercambiamos algunos emails sobre qué preguntarle al abogado de O.J. durante la verificación de datos. Esto fue lo que Nancy envió:

Vale la pena escuchar toda su historia, pero aquí se refiere a cómo el abogado nunca respondió, pero también maneja con destreza las condiciones bajo las cuales el productor del show sí aceptó hablar. 

Download
Listen to “Verifica tus datos antes de que te arruinen”

Que quede claro que no soy un experto. Aquí una corrección que emitimos por un error que quiero pensar que pude haber detectado si tan solo me hubiese tomado el tiempo de contactar a alguien del podcast Ricochet. 

Protege tu reportaje

Durante una reunión editorial, uno de mis colegas presentó una idea sobre un serbio que supuestamente podía canalizar suficiente electricidad a través de su cuerpo para cocinar un hotdog sostenido por dos tenedores en sus manos. ¿Mi reacción? “No hay forma que yo vaya a verificar eso”, dije, y aunque Ira tenía sus dudas también, pensó que el documental Battery Man capturaba de manera hermosa la vida y la tristeza del mundo de Biba Struja. (Aquí una lúgubre cita de la entrevista de Ira: “Todos los que estamos en este planeta nos encontramos en una especie de cárcel, cumpliendo una condena. El tiempo que pases en este mundo depende del castigo que te den”). Le dijo a Ira que no sentía dolor cuando metía electrodos en un tomacorriente y, claro, la película incluye una escena en la que se le ve haciendo esto mientras está sujeto a un dispositivo que mide… bueno, ¿quién sabe qué? Aunque el filme es hermoso y triste, no hace un gran trabajo a la hora de explicar la ciencia, incluso cuando Biba visita un grupo de ingenieros en Belgrado para hacer pruebas. Sus conclusiones simplemente no son claras. Sus nombres, sin embargo, están en los créditos, así que les escribí a cada uno, para preguntarles por las pruebas. No obtuve ni una sola respuesta. El director de la cinta nos había dicho que la historia de Biba era cierta, pero cuando lo contacté, no pudo responder preguntas que tenía sobre cosas como amperes. Me incomodaba no tener una mejor comprensión científica del sujeto, así que leí un documento científico de un ingeniero biomédico que estudia los efectos de la electricidad en el cuerpo humano. Sin ser muy técnico, aprendí que nuestra piel es nuestro aislamiento natural contra la electricidad, y que mientras más seca sea tu piel, más aislado estás. Me contacté con el autor para entender más, y terminó viendo algunos videos en Internet de Biba cocinando hotdogs. Me indicó cosas que no había notado. Cosas como que los tenedores están conectados a una fuente de energía, lo que significa que la corriente no estaba fluyendo a través de él, sino mediante los cubiertos y a través del hotdog. En al menos una ocasión, el ingeniero creyó ver caucho donde Biba sostenía los cubiertos y también especuló que quizás tiene una tolerancia al dolor mayor de lo normal… pero también dado que Biba tiene una condición genética que evita que sude, pareció razonable pensar que su piel ofrece una protección usualmente alta. Dicho esto, era imposible concluir todo eso con tan solo ver videos, pero sí dijo que cualquier cosa que involucrase tomacorrientes era probablemente ilusionismo.

Todo esto para decir lo siguiente: a la hora de verificar datos, querrás aislar tu reporteo. Querrás que expertos verifiquen lo que sabes. Puede que encuentres o no a alguien útil, pero una vez que lo halles, aprenderás mucho. Ira y yo conversamos sobre todas mis preocupaciones sobre la cinta durante una edición de su historia. Escucha lo que reporteó sobre las condiciones de Biba y los hotdogs:

Download
Listen to “Verifica tus datos antes de que te arruinen”

Puedes escuchar la pieza completa aquí. 

Marca, marca, marca

En cuanto a verificarte a ti mismo, cambia la letra del guión, imprímelo, y léelo para tener una idea de todos los hechos en la historia. Cambiar el tipo de letra es un truco mental que te permitirá ver hechos que de otra manera podrías no ver porque te ayudará a leer en una manera fresca. Luego, subraya todos los hechos —y un hecho es cualquier número, palabra, frase, o secuencia narrativa que incluye una pizca de información que busque transmitir un detalle o verdad. Luego revisa los hechos con documentos y por teléfono (o email, si es necesario) con personas. Cuando encuentres un error, escribe la corrección con lapicero rojo. Cuando confíes en que un hecho es preciso, que lo que se ha escrito es una representación justa de lo que alguien dijo o que los números están correctos, marca cada palabra de la oración con un slash. (A mí me gustan los lápices de colores porque se pueden borrar y ayudan a mantener las cosas limpias). En los márgenes también haz una nota sobre el material de fuente, utilizando rojo para errores, azul para lo que está correcto. Manténlo simple, como “Notas de ingeniero biomédico” o “Encuesta de Gallup 7/10/95: 78% de afrodescendientes cree que declarar a Simpson no culpable fue la decisión correcta v. 42% de anglosajones”. Quizás se requieran varias lecturas del guión para asegurarse de que cada hecho ha sido revisado, y aunque la verificación de datos puede consumir mucho tiempo, cada marca significa cada hecho que encuentras correcto. Una vez que confíes en que cada hecho es correcto, vuelve a cambiar el tipo de letra para una lectura final. En esta lectura no digas: “Ah, encontré este detalle de la denuncia penal contra Simpson”, “Encontré este hecho de su archivo de prisión”, etc. Lee despacio y pregúntate: “¿Qué sigue estando mal?”

Así que corrige los errores, y ten presente que habrá algo más, porque siempre hay algo que no está del todo bien. 

Marqué una página de la historia de la periodista Samantha Broun (producida por Jay Allison) 20 Years Later (o 20 años después) para que tengan una idea de cómo se ve un guión que ha pasado por una verificación de datos:

Escucha cómo ella e Ira (junto con Jay Allison y Robyn Semien) responden mi inquietud:

Download
Listen to “Verifica tus datos antes de que te arruinen”

Siento que debo terminar diciendo algo grandioso sobre cómo los hechos son hoy más importantes que nunca, pero no estoy seguro de que eso sea cierto —¡y no quiero verificarlo!—. Pero supongo que de verdad pienso que la verificación de datos se trata de buenos periodistas que intentan hacer el mejor periodismo posible haciendo cosas como ser inteligentes al usar cuantas fuentes primarias sean posibles (NO usen Wikipedia), darle a la gente la oportunidad de corregir imprecisiones, verificar información con expertos, y ser meticuloso y organizado a la hora de verificar sus guiones. 

Espero que esto te ayude a ser un lector más agresivo y escéptico. Ah, y sí, espero que no te tengas que sentar debajo de un techo de paneles mojados.

En colaboración con Transom, Radio Ambulante tradujo este artículo como parte de su esfuerzo por educar y cultivar narradores de radio de habla hispana. Puedes encontrar más artículos de Transom en español aquí. Agradecemos a la NEA por su apoyo con este trabajo.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*