Lo Básico

Intro from Jay Allison: Este texto fue escrito por primera vez en la década de 1980 y una versión fue publicada en la revista Whole Earth Review en 1991. Aunque lo he actualizado un poco, la mayoría de los consejos originales se mantienen. La parte de la misión de la radiodifusión pública también, incluso en la era de Internet.

El Punto

El sistema de radiodifusión pública en Estados Unidos existe para servirle al público. Cada vez más, medimos la efectividad de ese servicio por el número de dólares por oyente que llegan a las estaciones locales; los productores diseñan programas para vendérselas a las emisoras; las estaciones tienen los programas si los oyentes responden con contribuciones.

Esa es una de las formas de proveer el servicio, pero hay otros modelos. Si una estación pública quiere ser el reflejo de su comunidad local, tiene sentido involucrar a esa comunidad en la programación. Si la red nacional quiere reflejar la diversidad de la nación, ayuda si los ciudadanos hacen parte. Pero, ¿cómo puede una persona cualquiera involucrarse en la creación de la programación?

En el caso de la radio pública, esto es sorprendentemente fácil de hacer. El equipo necesario para obtener la calidad de emisión es barato y está disponible, y las habilidades básicas de grabación y entrevistas son fáciles de dominar. Si no estás satisfecho con la forma en que tu sistema de radio pública retrata la vida como tú la conoces, considera retratarla tú mismo. ¿Qué está pasando donde vives? ¿Cuáles son las historias importantes cuyas voces deben ser escuchadas? Considera la posibilidad de asumir el papel de “ciudadano narrador de historias” y trabaja con las bases para hacer que la radio pública sea más “pública”.

Las siguientes notas describen técnicas para recolectar materia prima. El proceso editorial viene después. Cuando has hecho tus entrevistas, puedes llevarlas a tu emisora local o enviarlas a las redes y programas nacionales. Si el material tiene fuerza, uno espera que sea reconocido. En la etapa final, deberías trabajar probablemente con un editor para crear una pieza para su emisión.

Los Consejos

Una ventaja de trabajar en radio es que eres de bajo impacto. Cuando acuerdes las entrevistas por teléfono, recuérdales a tus entrevistados que tu equipo no es de cine o televisión. Eres sólo tú y tu grabadora, nada intimidante. (Aún así te van a preguntar en qué canal va a salir).

Siéntete cómodo con su equipo. Si lo estás, todos los demás lo estarán. Comprueba, limpia y prueba todo tu equipo antes de salir. Pon pilas nuevas. Haz grabaciones de prueba. Ve sobre-preparado. Sé un Boy Scout. Ten todo preparado antes de entrar a la entrevista. Siéntate en tu carro (o en el metro o en el parque) para poner y etiquetar tu primera cinta (o tarjeta de memoria, en la época digital *** Nota del traductor), prepara las cintas siguientes para cambios rápidos, arregla los niveles de audio, etc.

Para Vox Pops, ve donde la gente está esperando. Si te parece apropiado, empieza tu primera frase hablando sobre lo que estás haciendo y encadena a ella la primera pregunta. He oído que las mejores piezas vienen de gente con sombreros divertidos.

Recuerda el contacto visual. No dejes que el micrófono sea el foco, que ocupe el espacio entre el entrevistado y tú. Yo normalmente empiezo sosteniendo el micrófono de manera casual, como si fuera poco importante. A veces lo dejo descansar contra mi mejilla para demostrar que no tiene poderes malignos. Podría comenzar con una pregunta inocua (“¿Este smog tan malo alguna se va de aquí?”), luego muevo lentamente el micrófono, desde abajo, hacia el lado de la boca de la persona, pero sin bloquear el contacto con los ojos. Tú encontrarás tu propia manera de ser natural con el micrófono, pero es importante.

No tengas miedo de preguntar lo mismo de diferentes maneras hasta que obtengas una respuesta que te guste. Recuerda que puedes editar el principio y el final de dos respuestas juntas, pero asegúrate de conseguir los ingredientes. Si un ruido interfiere con un buen pedacito de cinta, trata de conseguirlo otra vez. Puedes culpar a la máquina, pero podrías ser mejor llevar la conversación de nuevo al mismo punto para sea alguien repitiéndose a sí mismo.

Para que se repitan las respuestas o conseguir más entusiasmo, intenta: “¿Qué?” o “Estás bromeando” o “¿Realmente?”. Recuerda la pregunta: “¿Por qué?”, especialmente después de una respuesta afirmativa o negativa. No olvides el prefacio: “Cuéntame sobre …” Deja que la gente hable. Permite el silencio. No siempre saltes con preguntas. Frecuentemente algo vendrá después de un silencio. Deja que la gente sepa que puede repetir cosas, que no estás al aire. Es aceptable equivocarse. Y recuerda ofrecer algo de ti mismo. No sólo saques. Piensa en la inocencia del oyente; pregunta lo obvio y lo sutil.

Si estás grabando a más de una persona a la vez, haz que se reúnan a tu alrededor y sigan la conversación con tu micrófono. En general, es arriesgado dejar que el entrevistado sostenga el micrófono. A veces los micrófonos de solapa pueden ser útiles, pero atraen el ruido y evitan tu control. Intenta hacer entrevistas lejos de superficies duras –paredes, etc.. Por ejemplo, no grabes a través de un escritorio porque podrías tener la cancelación de la fase del sonido reflejado.

Jay Allison on mic

Si deseas una entrevista tranquila, trata de sentarte en un sofá dentro de una habitación con cortinas y alfombra. Prepara todo de la manera que más te guste antes de empezar. Asegúrate de revisar si hay ruido de interferencia, como aire acondicionado, luces fluorescentes, refrigeradores, tráfico, radios, arrugas ruidosas de envolturas de caramelos delante del micrófono, etc. Aléjate del ruido o apágalo. Un fondo musical es muy difícil de editar. Los zumbidos fuertes son molestos, porque no agregan nada y no tienen sentido. A menudo un ambiente ruidoso es exactamente lo que quieres. Y asegúrate también de grabar ruido del medio ambiente sin hablar sobre ese audio.

Levanta a la gente y hazla caminar, “muéstrame”. A menudo me gusta moverme durante las entrevistas. Pide a la persona que describa dónde se encuentra y qué está haciendo. Refiérete a los objetos y lugares a su alrededor. Esto puede relajar a la gente y sacarlas de la grabación. Pero trata de mantener el micrófono cerca de ellos. Todo esto reforzará un sentido de lugar, acción e inmediatez para el oyente. Moverse también le da una variedad de entornos acústicos como opciones de estructuración de tu pieza final. Son posibilidades de movimiento en el tiempo y el espacio.

Si interrumpes o superpones tu voz sobre la de tu entrevistado, no podrás editarte a tí mismo. Esto eliminará el sentido de que el entrevistado se comunique directamente con el oyente. En su lugar, el oyente será un espía en tu conversación. Te compromete a decisiones de producción. Si deseas dejar abiertas tus opciones de producción, no te rías en voz alta, ni digas “ajá” u otras afirmaciones vocales. Debes dejar que tus sujetos sepan que estás siguiendo lo que te cuentan, pero usa asentir con la cabeza, contacto visual y aprende a hacer bofetadas y carcajadas silenciosas para expresar.

Si quieres tu presencia en la entrevista, piensa en perspectiva. ¿Quieres que tu voz esté muy presente? Si es así, entonces debes mover el micrófono hacia tu propia boca cuando hagas tus preguntas. ¿Quieres diferir el enfoque principal del entrevistado, pero que tus preguntas sean entendibles? Sitúa el micrófono a mitad de camino entre los dos o habla en voz alta.

Micrófono cerca… Cerca de 15 centímetros de la boca del orador y un poco a un lado para evitar P-pops. Acércate si hablan muy calladamente, o más lejos si son muy fuertes. Esta es sólo la nota más importante de todas: Tienes que acercar el micrófono. Vas a intentar engañar y alejarte, pero lo sabremos.

Utilice la distancia de micrófono como control de volumen, es decir, acércalo para susurrar y aléjalo para una risa fuerte. No cambies el volumen en la máquina para este tipo de cambio rápido. Puedes utilizar el limitador incorporado o el control automático de ganancia (AGC o ARL) en situaciones de nivel muy variable. Si estás ante un fondo muy ruidoso que deseas reducir, acerca más tu micrófono (5-10 cm) y vuelve a establecer tus niveles de grabación.

El viento, la manipulación y el ruido del cable son algunos de los problemas de grabación más comunes. Utiliza cortavientos / filtros para pops y tratar de evitar el viento. Con el cuerpo del micrófono, como con tantas cosas, aprende a tener un roce ligero. No dejes que el cable del micrófono golpee o se enrede en tu ropa. Comprueba que todos los cables tienen buenas conexiones sin ruido en ambos extremos. Monitorea con tus audífonos para revisar estos problemas.

Para grabar la mayoría de sonidos o voces que no quieres que suban el nivel de sonido a rojo. En general graba en un nivel de entre 5 y 8 en la perilla de entrada de micrófono. Los niveles de grabación son críticos. Tú tienes que tratar de mantener tus niveles tan altos como sea posible sin distorsión. Grabando a nivel muy alto, elevas el ruido electrónico. Ajustar los niveles es un acto de equilibrio entre la distorsión arriba y el ruido abajo.

No utilices el botón de pausa. Desgasta las baterías y si estás escuchando con audífonos, te puede engañar con que estás grabando cuando la cinta no se mueve. De vez en cuando, durante la grabación, revisa que el temporizador está contando segundos, así sabes que estás grabando y no estás en pausa de grabación.

Los micrófonos omnidireccionales y dinámicos son una buena opción para entrevistas de uso general y recolección de sonido básico. Los unidireccionales son buenos para repeler el ruido de los lados y la parte trasera, pero son sensibles al viento y la manipulación. Los micrófonos conectados tienen buena respuesta y alto rendimiento y son compatibles con muchas grabadoras modernas, pero pueden ser más sensibles al viento, la manipulación, la humedad y que se agoten las baterías.

Graba con audífonos. Son imprescindibles para la grabación en estéreo. Y siempre son útiles para captar el ruido del viento, el roce del cable, la interferencia de RF, los P-pops, los zumbidos que no notaste, la interferencia nerviosa y otros peligros como olvidar encender la grabadora. Si por alguna razón debes ahorrar en baterías, desenchufa los audífonos.

Haz conversación cuando debes cambiar la tarjeta de memoria o las baterías, para no rompas el flujo o llames la atención sobre la grabadora. Y no tomes ese momento para inspirar una respuesta maravillosa. A veces hago una lista de preguntas antes de una entrevista memorizo la mitad. No la leo durante la entrevista, pero la mantengo a mano para comprobar antes del final si hay algo que se me olvidó.

Guarda todos los sonidos, como los teléfonos que suenan, los perros que ladran, los relojes que hacen tictac, etc. Pueden ser útiles para corregir audio. Deja la máquina grabando para cosas que parecen irrelevantes … puede que no lo sean. Sí, deja la grabadora prendida. Cuando la apagas, te dirán lo más perfecto que hayas escuchado. Nunca empaques tus cosas hasta que te hayas ido. Permite a las personas la oportunidad de decir al final, a concluir. Pregúntales con quién más debes hablar. Es posible que quieras grabarlos diciendo sus nombres y lo que hacen. Graba sonidos desde diferentes distancias y perspectivas. Experimenta. Por ejemplo, una descarga de inodoro es muy diferente registrada a dos metros de distancia que dejando el micrófono descansando sobre la plomería.

No puedes grabar demasiado. Las tarjetas de memoria son baratas. Recopila y cataloga efectos de sonido y sonido ambiente. Guarda todo, incluyendo tus notas. No borres. Toma un montón de extras. Lleva repuestos de todo, dependiendo de cuánto tiempo estarás en el lugar -grabadoras, micrófonos, cables, baterías para la grabadora, baterías para el micrófono, tarjetas de memoria, cables/adaptadores de corriente, cables de extensión, cortavientos, audífonos, Adaptadores para enchufes, soportes de micrófono, soportes de choque, abrazadera de micrófono Rowi, cuello de cisne, cinta aislante, bolígrafos, papel, etiquetas … Etiqueta todo. Desliza las pestañas de seguridad de las tarjetas de memoria después de haber grabado, para que no las borres accidentalmente. Transfiere los archivos de audio a tu computadora y guarda copias de seguridad (back-up) en un disco duro. Haz copias de seguridad de cosas preciosas.

Mantén los datos y grabadoras lejos de metales e imanes (esto incluye altavoces, amplificadores, equipos eléctricos, cables de alimentación, etc.) Mantenlos alejados del calor, la humedad y el sol directo. Protégelos en un lugar limpio, seco y libre de polvo. Sé bueno con ellos.

Recuerda que siempre puedes utilizar tu grabadora como un aparato de dicción, ya sea para la narración en la ubicación o para tomar notas. No te olvides de ver tanto como escuchas. Anota detalles sobre lo que ves y sientes. Inmediatamente después de una entrevista, haz algunas notas sobre lo que recuerdas… lo que importaba.

Las Herramientas

Para obtener información sobre la oferta actual de grabadoras, micrófonos y otros equipos, consulta nuestra sección de Herramientas de Transom.

Gran parte de este artículo de Jay Allison apareció originalmente en el número de Medios de la revista The Whole Earth Review, Verano 1991.

El taller en línea de Transom, con el apoyo del fondo Knight Prototype, ayudó a actualizar este artículo.

Sobre Jay Allison

Jay Allison ha sido productor independiente de radio pública, periodista y maestro desde los años setenta. Su trabajo ha ganado los principales premios de la radio incluyendo seis Peabodys. Produce The Moth Radio Hour y fue curador de This I Believe de NPR. También ha trabajado para la revista New York Times y como reportero para ABC News Nightline. Es un defensor de largo plazo de la construcción de comunidad a través de las historias. A través de su organización sin ánimo de lucro, Atlantic Public Media, es fundador de The Public Radio Exchange, PRX.org y WCAI, el servicio de radio pública de Cape Cod, Martha’s Vineyard y Nantucket, en Estados Unidos. Más información sobre Jay en www.jayallison.org.

En colaboración con Transom, Radio Ambulante tradujo este artículo como parte de su esfuerzo por educar y cultivar narradores de radio de habla hispana. Puedes encontrar más artículos de Transom en español aquí. Agradecemos a la NEA por su apoyo con este trabajo.

Comments

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website

  • Nico

    6.01.17

    Reply

    Amazing! Muchas gracias al equipo de Radio Ambulante por empezar a traducir los artículos, soy fan de Transom desde hace tiempo pero en español podré compartir con más personas información práctica sobre el fascinante mundo de la narrativa sonora de no ficción. Gracias Transom y RA!

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*