Antes De La Primera Pregunta

Tienes los personajes. Listo.

Tienes sentido de lo que quieres grabar de sonido ambiente y de sonido active (sonidos cercanos a la gente mientras hace cosas). Listo.

Has investigado el tema y la gente en la historia. Y tienes un bosquejo de cómo crees que debe ser escrita la historia.

Listo. Listo.

Ahora es el momento de salir y comenzar a entrevistar. ¿Qué debe suceder antes de hacer la primera pregunta? Aquí está mi lista de preparación, las tareas que debo abordar antes de comenzar a entrevistar. Sigue esta lista y, aunque no te puedo garantizar que obtendrás una entrevista espectacular o una historia perfecta, creo que aumentará tu probabilidad de éxito.

1. Escribe tus preguntas. Las imprimo y las traigo conmigo a la entrevista.

2. Revisa la bolsa de tus equipos. ¿Lo tienes todo? Grabadora. Micrófono. Baterías adicionales (que has probado). Cables para el micrófono (idealmente más de uno ya que son “el eslabón más débil”). Audífonos. Un teléfono celular completamente cargado. Cuaderno y bolígrafos.

3. Ropa. Sí. Lo sé. Suena como tu madre. Pero, ¿tienes la ropa adecuada? Un colega recientemente me dijo que tenía zapatillas deportivas en una granja de cerdos – ¡oops! Además, yo nunca uso gafas de sol durante una entrevista al aire libre porque quiero tener contacto visual con mis entrevistados. Así que siempre llevo una gorra de béisbol si necesito tener sombra sobre los ojos.

4. Revisa la dirección y sal temprano. Digamos que odio llegar tarde. Es grosero.

5. Vuelve a leer tus preguntas. Yo casi nunca leo mis preguntas impresas durante una entrevista. Quiero que mis entrevistas se sientan como una conversación. Tener preguntas con el entrevistado sentado frente a mí es una distracción; una barrera para el diálogo. Así que voy a volver a leer mis preguntas justo antes de ir a la entrevista. Para tenerlas frescas en mi mente. Puedo leerlas en la calzada o a veces, las reviso cuando estoy muy cerca de mi destino. Cuando termino, doblo la hoja con las preguntas y la pongo en el bolsillo de mi camisa. (En algún momento de mi entrevista, por lo general, cuando me quedo sin preguntas, saco la lista y me aseguro de no haberme saltado nada).

6. Haciendo “un Radiolab”. Parece que la gente de Radiolab comienza a grabar camino a la entrevista. Caminando hasta la puerta, diciendo hola, etc.. Si lo vas a hacer así, asegúrate de avisarle a tu entrevistado antes que vas a aparecer con tu equipo encendido grabando.

7. Toma el control con cortesía. Una vez que estén en el lugar y hayas saludado, es importante que pidas lo que quieras, es decir, la mejor situación de grabación posible. Tendrás que decirle a la gente lo que funciona para ti.

a. Evita las cocinas. Los refrigeradores son malas noticias, son demasiado ruidosos. Y las cocinas tienden a tener eco. Por lo general, la sala familiar es mejor para la grabación. Alfombras, muebles cómodos y cortinas ayudan a absorber el sonido.

b. Vuélvete insoportable, gentilmente. Pide que apaguen los televisores, radios y teléfonos celulares. Mantén una oreja por fuera para detectar los equipos ruidosos. Y en algunos casos, tendrás que pedir que cierren las ventanas o apaguen el aire acondicionado.

c. Reorganiza los muebles. Si apagar todo no te funciona, entonces redecora. Es importante que te sientes cerca de tu entrevistado, por lo general directamente al frente o en diagonal. Quiero estar tan cerca de alguien que puedo descansar mi codo sobre mi rodilla o el brazo de una silla y todavía tengo el micrófono suficientemente cerca para una grabación íntima. A menudo esto requiere mover muebles. No puedo decirte cuántas mesas de café y sillas he movido. Y si estoy en una oficina, casi siempre le pido a la gente que salga de detrás de su escritorio. (Por cierto, nunca intentó entrevistar a alguien en un sofá, me resulta incómodo por el extraño ángulo que tienes que sentarte para estar cerca y poder mirarlo a los ojos).

Todo esto parece mucho pedirle a un extraño. Se siente como una imposición. Una invasión, incluso. Pero yo siempre lo pongo de esta manera: Quiero asegurarme de que suenes bien… “Tan pronto como dices eso la gente se acomodará a tus peticiones porque también quieren sonar bien. Y hablo como “nosotros” porque pienso en mi entrevistado como un colaborador en la creación de las mejores condiciones posibles para la grabación. Por supuesto, en el campo no exista tal cosa como una situación de grabación perfecta. Si hay un ruido que no puedes controlar, siéntate para que tu micrófono esté lejos del sonido. ¿Es hora ya de hacer la primera pregunta? No.

8. Hacer charla ociosa. Ensambla tu equipo habla sobre el tiempo, el perro, lo que sea. No hagas preguntas relacionadas con tu historia todavía. He notado que los fotógrafos preguntan acerca de las fotos colocadas alrededor de la casa antes de que comiencen a disparar. Es una buena idea. Hace que la gente hable de temas personales, sin que parezca invasivo.

9. Usa audífonos. Es la ley. Con tu micrófono y tu grabadora listos, ponte tus malditos audífonos y ahí sí comienza a grabar. Además de los requisitos estatales y federales con respecto a los auriculares, es necesario asegurar una buena grabación. La única manera de hacerlo es usando los audífonos.

10. Marca la cinta. Justo al comienzo, registra lo siguiente: la fecha, la ubicación, el nombre de la persona que estás entrevistando, el tema. Marcar la cinta te ayudará a encontrar con rapidez más adelante lo que tienes en el archivo.

11. ¿De qué se trata todo esto? Hay una buena probabilidad de que su entrevistado no recuerde exactamente de qué se trata la entrevista o cómo se va a usar. Mientras la cinta está rodando, dile lo que probablemente ya le dijiste por teléfono cuando cuadraron la entrevista. Algo así como: “Bueno, como usted recordará, estoy produciendo una historia de radio para WXXX. Se trata de la disminución de las poblaciones de anguilas. Puesto que usted es un pescador de anguilas de larga data, quiero hablar con usted sobre la pesca y los cambios que ha visto”. Probablemente esa persona responderá: “Está bien, suena bien”, o algo así. Decir esto en cinta lleva a cabo algunas cosas. En primer lugar, orienta al entrevistado. Segundo, “activa” la parte de su cerebro que almacena información sobre el tema de lo que estás hablando. Y, en tercer lugar, es una grabación de su permiso. Por supuesto, el hecho de que están hablando con un micrófono en la cara sugiere que está dando autorización. Aunque no uso formatos firmados de autorización (y la mayoría de reporteros de radio tampoco lo hacen), siento que es una buena cosa grabarlos. Para ser honesto, por lo general no lo grabo. Esa conversación tiende a suceder cuando estoy configurando mi equipo. Pero, trato de esperar hasta que la cinta está rodando.

12. ¿Qué desayunaste? Establece los niveles de grabación con una pregunta descartable. “¿Qué desayunaste?”. Es un truco de radio de la vieja escuela para que alguien hable en una voz de conversación. Ajusta los niveles de grabación mientras hablan. Nunca le pido al entrevistado que cuente hasta diez o recite el alfabeto para establecer los niveles. No sería una conversación normal.

13. ¿Quién eres tú? Este es el último paso. Pídele a tu entrevistado que se presente a sí mismo. “¿Podrías presentarte? Dime quién eres, dónde vives, qué edad tienes, qué haces”. Esa es otra manera de empezar la grabación. Pero lo más importante, es que es posible que puedas utilizar su introducción en tu historia. Y que muchas veces, puede revelar algo sobre sí mismo que nunca consideraste.

Bien, ¿estás listo? Después de todo eso, ¡debes estarlo! Adelante. Haga su primera pregunta. Que sea una buena.

Sobre Rob Rosenthal

Rob Rosenthal es productor independiente y profesor. Es el presentador del podcast HowSound, un proyecto conjunto de PRX y Transom, sobre narración en radio. Tras comenzar, dirigió el Salt Institute for Documentary Studies de radio durante 11 años. Ahora es el maestro principal del Taller de Historias de Transom (Transom Story Workshop, en inglés), que se lanzó en el otoño de 2011. Puedes seguir HowSound en Facebook o Twitter.

En colaboración con Transom, Radio Ambulante tradujo este artículo como parte de su esfuerzo por educar y cultivar narradores de radio de habla hispana. Puedes encontrar más artículos de Transom en español aquí. Agradecemos a la NEA por su apoyo con este trabajo.

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*